Escuela de Parejas – Nuevas fechas

YA TENEMOS NUEVAS FECHAS PARA ESTE CURSO-TALLER IMPARTIDO EN ITEMA

Puedes elegir entre la modalidad semanal y de fin de semana

  • Modalidad Semanal: Consta de 6 módulos impartidos en 6 sesiones de 1 hora y media. Los jueves de 19.00 a 20.30. Los contenidos trabajados en cada sesión se podrán practicar a través de tareas durante la semana con el objetivo de que las herramientas aprendidas se incorporen a la vida en pareja.
  • Modalidad Fin de Semana: Versión intensiva del curso, impartida los sábados de 10.00 a 14.30 (4 horas y media). El objetivo es que los contenidos trabajados se incorporen y puedan ser aplicados al día a día de la relación de pareja.

 

DESCARGA EL FOLLETO

FOLLETO-ESCUELA DE PAREJAS

Más información en este enlace

Escuela de Parejas – Curso/Taller

Para más información y reserva de plaza contactar con ITEMA

 

Ezcuela de Parejas

Anuncios
Publicado en Formación, Formación y Cursos, Pareja, Psicología | Etiquetado , , , , , , , , , , , , , | Deja un comentario

Vídeo – Claves para desconectar en vacaciones

Después de todo el año esperando las vacaciones, toca aprovecharlas al máximo para volver con las pilas cargadas y la sensación de haber disfrutado y DESCONECTADO POR COMPLETO. Te animo a ver este vídeo de mi CANAL de Vivlium: Claves para desconectar en vacaciones

En pocos minutos te propongo 7 claves que te ayudarán a potenciar tu desconexión y disfrute.

Registrarse en Vivlium sólo te llevará un minuto y una vez suscrito tendrás acceso a cientos de contenidos de aprendizaje sobre temas muy diversos.

 

Puedes acceder a mis contenidos en mi CANAL

Psicología para el Día a Día.

Desconectar en vacaciones

¿Qué voy a aprender en este vídeo?

Aprender a desconectar debe ser un compromiso propio que a veces requiere esfuerzo y práctica y que no debería estar sólo rescindido a las vacaciones, sino algo a proponernos durante todo el año.

Buscar momentos de desconexión y disfrute en el día a día nos hará la vida más agradable y llevadera.

En este vídeo te propongo 7 pautas que te ayudarán a desconectar en vacaciones y a disfrutarlas lo más posible. Algunas de ellas podrás aplicarlas durante todo el año para hacerte el día a día más llevadero, asegurándote tus momentos de desconexión y disfrute.

Vídeo desconectar en vacaciones

 

Más sobre mi Canal

“Psicología para el Día a Día” contiene información psicológica de interés, contada de forma rigurosa y divulgativa sobre temas que nos preocupan a todos.

Encontraras documentos, vídeos y cursos sobre conocimiento psicológico aplicado a la vida diaria. En ellos te expongo claves, tips e información psicológica rigurosa y científica contada de un modo divulgativo.

El contenido trata temas de interés para la vida cotidiana: Relaciones de Pareja, hábitos saludables, estrés y ansiedad, bienestar, estado anímico, dificultades y problemas relacionados con nuestro comportamiento, nuestra forma de pensar y de sentirnos, el cuidado de los hijos, rendimiento laboral…

¡¡Entra, aprende y aplica a tu vida aquello que te sea útil!!

 

 

Publicado en Formación y Cursos, Psicología, Salud y Hábitos Saludables, Trabajo, Vivlium | Etiquetado , , , , , , , , , , , , , , , , , | Deja un comentario

Por qué los deportes generan tanta pasión

Estamos en época de “Mundial” y en periodos como éste queda patente la enorme  capacidad de generar pasiones, seguimiento y repercusión social, que tienen los deportes, sobre todo cuando se trata de deportes de equipo, y más si hablamos de futbol. La relevancia social y mediática es aún mayor cuando hablamos de competiciones nacionales o mundiales, donde la imagen de una ciudad o país están en juego.

¿Por qué los deportes despiertan tanto seguimiento y pasión?

Los deportes de equipo y las competiciones importantes tienen la capacidad de movilizar a un montón de seguidores. Se trata de un fenómeno de seguimiento masivo que sucede a nivel universal y existen varios factores que contribuyen a explicarlo científicamente.

  • Se ponen en juego emociones intensas: Tanto al practicar un deporte como al observarlo el organismo se activa, se segregan endorfinas, adrenalina… y experimentamos emociones muy diversas (euforia, frustración, alegría, tensión…). Esta intensidad emocional resulta muy satisfactoria y favorece que apetezca repetir esos momentos. La consecuencia es la asociación entre la práctica o la observación de deporte con momentos de intenso disfrute, pues además durante estos momentos desconectamos de las responsabilidades, las preocupaciones y los problemas… Ya tenemos una de las semillitas para el “enganche”…

futbol

  • Es una actividad socializadora: Pueden practicarse y disfrutarse en grupo. Suelen convertirse en una buena razón para quedar con gente y pasar un buen rato, se conversa (o discute) sobre ello… El grupo propicia así mismo un efecto de “contagio emocional” (los otros funcionan como modelos para muchos comportamientos y reacciones emocionales), lo cual puede en ocasiones convertirse en un problema si esas emociones no se saben gestionar adecuadamente y dan lugar a comportamientos inadecuados (agresiones, confrontaciones, actos vandálicos, insultos…)
  • Generan sentimiento de pertenencia (a un equipo, a los colores, al lugar que representa): El equipo representa algo con lo que la persona puede identificarse, sintiendo que representa o “defiende” algo de lo que forma parte (una ciudad, un país…). Al generarse ese sentimiento de pertenencia y esa identificación todo lo relacionado con ese equipo cobra mayor relevancia para la persona y es vivido más intensamente. La persona se implica más con “la causa”.

mundia-futbol-rusia-2018-home

  • Forma parte de tu historia de vida: En muchos casos, el gusto por cierto deporte o el “amor” a cierto equipo, se ha transmitido por “herencia familiar” de padres a hijos, de abuelos a nietos. Has oído hablar de ello desde pequeño, han desarrollado en ti el gusto y la pasión, has visto a otros emocionarse y disfrutar con ello, te han transmitido mensajes positivos sobre ello, te han hablado de todo lo que ello representa… Así es difícil no estar comprometido con “la causa”.
  • Se incorpora a tu estilo de vida: Se aprende a disfrutar de un deporte o con un equipo, y en muchos casos lo integramos a nuestra vida, lo convertimos en parte de nuestra identidad, de lo que es relevante para nosotros… Se incorpora a nuestras rutinas y ocio.

futbol

  • Efecto mediático: Los medios de comunicación contribuyen a convertir a ciertos deportes, deportistas y competiciones en motivos de culto. Convierten a deportistas en “estrellas mediáticas”, ídolos y “modelos a seguir” (nos identificamos con ellos, compramos sus camisetas, les animamos y mandamos mensajes de apoyo). Hacen de ciertos deportes un estilo de vida que a muchos les gustaría compartir. Todo esto contribuye al enganche colectivo. Cuando se acercan competiciones importantes, los medios de comunicación se encargan de ayudar a generar ese sentimiento de pertenencia grupal y de movilizar a la gente por “la causa”. Es difícil no hacerse partícipe de ello. De alguna manera terminas viviendo parte de esas emociones e ilusiones grupales.
  • Empatía con la causa: Aunque no te guste especialmente el deporte, cuando éste es colectivo, y sobre todo cuando entra en juego la imagen de la ciudad o el país, se movilizan los sentimientos de pertenencia e identificación haciendo más fácil la implicación con el equipo y con el evento deportivo. Ahí puedes estar tu, completamente lego, pero animando y disfrutando como el que más…

Deportes de equipo

  • The show must go on: Ciertos deportes o eventos deportivos se han convertido en un espectáculo de masas. Han desarrollado en torno a sí tanta expectación y ritualidad que resulta difícil mantenerse al margen (pensemos por ejemplo en el Mundial de Futbol). Los festejos y celebraciones posteriores se han convertido en una tradición y llegado el momento son muchos los que quieren verlo y disfrutar de ello. Ya no es sólo deporte, también es todo un ceremonial.

Que el deporte genera pasiones parece un hecho. La implicación con deportistas y equipos puede ser algo bueno cuando nos reporta disfrute y beneficios para nuestra vida, pero también puede convertirse en un problema cuando las emociones que se generan son desproporcionadas y no sabemos gestionarlas bien, pudiendo entonces afectar negativamente en diversas facetas de la vida (Ej. Te cuesta reponerte ante las derrotas, estas enfadado e irascible, te vuelves agresivo, no te puedes concentrar en el trabajo, no tienes tiempo para otras cosas más que para tu afición…). Apasionarse con el deporte sí, pero cuidado con que la Pasión se convierta en una Adicción y conlleve comportamientos inadecuados como la violencia o la falta de respeto al contrincante.

 

 

Publicado en Deporte, Psicología, Salud y Hábitos Saludables | Etiquetado , , , , , , , , , , , , , , , , | Deja un comentario

La Personalidad: ¿A qué nos referimos?

Son muchas las ideas que circulan sobre la Personalidad, algunas acertadas y otras no tanto. Normalmente se concibe la personalidad como la “forma de ser” que caracteriza a la persona, como una especie de “esencia” interna que diferencia a la persona de otras y le hace ser único. Se le suele atribuir además un carácter innato, razón por la cual se considera difícil de modificar, llegando esta creencia en ocasiones a justificar ciertos comportamientos o la ausencia de cambio de los mismos: “Soy así, no puedo evitarlo”. Pero… ¿Qué es realmente la personalidad desde el conocimiento psicológico? ¿Es realmente algo innato? ¿Se puede cambiar la “forma de ser”?

Personalidad

¿Qué es la Personalidad desde el punto de vista psicológico?

Estaríamos de acuerdo en que la Personalidad hace referencia al “modo de ser” de cada persona, es decir, aludimos a una serie de patrones de comportamiento relativamente estables que tienden a desplegarse ante una gran diversidad de situaciones (Ej. Aquel caracterizado por ser extrovertido, lo tenderá a ser en prácticamente todas las situaciones). Esta estabilidad en la forma de actuar permite hacer relativamente predecible el comportamiento de una persona concreta en base al conocimiento de cómo suele comportarse en situaciones similares. Nosotros y nuestros conocidos podríamos “pronosticar” cómo es probable que actuemos o actúen en según qué situación. No obstante, el que existan en nuestro repertorio patrones de comportamiento relativamente estables no quiere decir que 1) Dichas tendencias o patrones sean innatos, 2) Que éstos determinen de forma inamovible nuestra conducta en cualquier situación y 3) Que no puedan ser modificados.

Clarificando la noción de Personalidad…

Expliquemos uno a uno los puntos anteriores:

1) La Personalidad no es innata: Venimos al mundo con un repertorio de reflejos muy básicos a partir del cual empezamos a interactuar con el entorno y a desarrollar patrones de conducta cada vez más complejos. Por ejemplo, desarrollamos la habilidad de coger objetos, gatear, andar… y así ir conociendo el mundo. Aprendemos que si lloramos o llamamos a “mamá” vendrá en nuestra ayuda…En definitiva, vamos aprendiendo qué consecuencias tienen nuestros actos y a manejarnos en el mundo de manera que nos resulta útil y beneficiosa. A lo largo del desarrollo las conductas que vamos incorporando a nuestro repertorio son cada vez más elaboradas, incluyéndose tanto conductas motoras observables, como creencias y modos de pensar, formas de sentir, reaccionar, emocionarse… Todas ellas son producto de los aprendizajes que tienen lugar en nuestra interacción con el entorno. Innatos sólo serían esos reflejos básicos iniciales, a partir de ahí, lo demás es aprendido y lo que aprendamos y lo que no, vendrá determinado por el tipo de experiencias y estimulación a que estemos expuestos: aprendizaje por experiencia directa, aprendizaje por observación de otros modelos, aprendizaje a través de la información que nos transmiten otras personas.

nino_jugando

2) La Personalidad no determina nuestro comportamiento: A lo largo de nuestra vida vamos confeccionando lo que se denomina “Historia de Aprendizaje”. Ésta alude a todos aquellos comportamientos que hemos ido incorporando a nuestro repertorio como resultado de habernos encontrado en situaciones que nos han permitido aprender esas maneras de actuar, sentir, pensar y reaccionar porque han resultado útiles, exitosas y positivas. Lo que nos es útil lo incorporamos a nuestro repertorio y lo que no nos ayuda, lo desechamos (aunque bien es cierto que esto tiene algunos matices). Incluso aquellas conductas o maneras de pensar que a otros les pudieran resultar inadecuadas o contraproducentes, podrían resultar funcionales o haberlo resultado en el pasado para una persona y por ello podrían mantenerse en su repertorio, incluso pese a que ya no sean tan beneficiosas (o incluso sean problemáticas).

Hay que entender que el repertorio de conductas de cada persona es único y responde a su historia de aprendizaje también única. Algunas cosas aprendidas en el pasado porque ayudaron a la persona a funcionar en su entorno, podrían mantenerse hoy pese a que ya no sean tan útiles. A este mantenimiento puede contribuir el efecto de consolidación fruto de la repetición a lo largo del tiempo de ciertas conductas o formas de pensar, que hace que se asiente fuertemente en nuestro repertorio, permitiéndonos hablar de estabilidad de la personalidad.

puzzle

Cuando una conducta demuestra ser útil en cierta situación, también puede ser aplicada en situaciones similares (proceso de generalización del aprendizaje). Si sigue mostrando utilidad vamos ampliando el uso de esa conducta y nuevos estímulos y situaciones funcionarán como desencadenantes (Ej. Si actuar de forma sociable nos reporta mayor atención y atractivo social seguiremos actuando de este modo y podemos descubrir que este mismo patrón puede resultarnos útil a la hora de conseguir pareja o de hacer negocios). Cuanto más se repitan ciertos comportamiento (acciones, ideas, creencias, respuestas emocionales…) más se consolidarán y más resistentes serán a la modificación, aunque esta afirmación tiene sus matices, ya que en esto intervienen también otras variables (Ej. si la conducta ha sido útil en todas las ocasiones o sólo en algunas, si actualmente sigue siendo útil, si la persona tiene alguna motivación para el cambio, si han cambiado las circunstancias del entorno en el que se mostraba esa conducta…)

El que un patrón haya resultado ventajoso en situaciones concretas, no quiere decir que determine nuestra conducta en otras situaciones diferentes. Lo único que quiere decir es que cuando una conducta ha sido beneficiosa aumenta la probabilidad de que se utilice o se emita en las mismas circunstancias o en parecidas, pero no porque estemos determinados a ello, sino porque HEMOS APRENDIDO que es ventajosa. Esto explica que recurramos con mayor facilidad a conductas ya asentadas en lugar de probar otros comportamientos o formas de pensar o interpretar nuevas. Como consecuencia, lo más probable es que los viejos hábitos de conducta se sigan consolidando, conformándose lo que llamamos Personalidad. No obstante, si quisiéramos podríamos poner a prueba otros modos de actuar, reaccionar o pensar ante las situaciones sin necesidad de “atarnos” a nuestra historia de aprendizaje pasada.

3)  La Personalidad puede ser modificada: Según lo que venimos hablando, podemos asumir que, en tanto que los patrones estables que caracterizan nuestra Personalidad son aprendidos, también podrían ser modificados. No tenemos por qué sentirnos determinados a comportarnos como lo hemos venido haciendo hasta ahora, y más si no lo deseamos. Nosotros tenemos la capacidad de decidir cómo queremos comportarnos sin necesidad de “atarnos” a nuestra historia de aprendizaje previa. La capacidad de aprendizaje y por tanto, la capacidad de cambio de las personas es enorme. La historia de aprendizaje previa no nos determina, solo hace más probables ciertas conductas, y por tanto, más difícil el cambio, pero sólo es eso: Dificultad, no imposibilidad. El error sería ampararnos en que algo “Forma parte de nuestra Personalidad” para justificar nuestros actos o excusarnos por no intentar un cambio.

personalidad

Igual que nos justificamos nosotros, también recurrimos a veces a los “rasgos de personalidad” para justificar o a pasar por alto ciertas conductas de los otros, en base a que “él/ella es así”, “es su manera de ser”. Esto contribuye a que esos patrones de conducta se sigan consolidando y asentando cada vez más sin que la persona o nosotros mismos (si es el caso) nos veamos en la necesidad de realizar ningún cambio.

¿Por qué cuesta tanto cambiar?

Muchas veces lo que explica que no cambiemos algo de nosotros que no nos gusta o que molesta al entorno es que asumimos esa idea errónea de que la personalidad es innata y no se puede cambiar. Otras veces nos disuade el esfuerzo que implica dicho cambio. Encontramos más ventajoso continuar comportándonos como hasta ahora, incluso a pesar de la contrapartida negativa de esos comportamientos; y es que, muchas veces esa parte negativa es pasajera, fácilmente se nos olvida o no es lo suficientemente relevante para motivarnos a cambiar seriamente. A veces preferimos lo malo conocido…

Si queremos podemos conseguir “deshabituarnos” de viejos hábitos de conducta o pensamiento. Esto pasa por poner a prueba otro tipo de actuaciones o de interpretaciones alternativas ante las situaciones en las que solíamos recurrir a los patrones anteriores. No será fácil, ya que los comportamientos más asentados aparecerán de manera casi automática, pero con la práctica y repetición, los nuevos patrones de actuación y pensamiento podrán sustituir a los antiguos. Recordemos que muchas veces el cambio surge de que lo antiguo ya no nos es útil ni deseable, por lo que lo nuevo probablemente resulte ahora más satisfactorio, y por tanto, será “reforzado”.

La Personalidad: ¿A qué nos referimos?

La Personalidad no nos limita, sino que PERSONALIDAD” es tan solo un término, una etiqueta descriptiva que utilizamos para aludir a un conjunto de comportamientos relativamente estables y que son producto de la historia de aprendizaje previa. De igual modo que ninguno de nosotros somos idénticos a quienes éramos hace años, sino que hemos evolucionado y modificado muchos aspectos de nuestra manera de actuar y de pensar, tampoco seremos los mismos en el futuro. El grado de cambio ya dependerá de nosotros y de las experiencias que nos depare la vida. Es probable que en el futuro quede en nuestro repertorio mucho de nuestra experiencia pasada, pero otras muchas cosas serán modificadas.

Post Relacionados:

¿Cómo se configura la “Personalidad”?

¿Es posible cambiar nuestra manera de ser?

infografiapersonalidad

Publicado en Psicología | Etiquetado , , , , , , , , , , , , , | 2 comentarios

Nos separamos… ¿Cómo lo comunicamos a nuestros hijos?

El divorcio o separación de una pareja es duro, y más aún si existen niños de por medio. En este artículo hablamos de cómo afrontar la separación de cara a los niños y te propongo una serie de pautas que os ayudarán a comunicar mejor esta decisión a los menores y les facilitarán el proceso de adaptación a la nueva situación vital.

divorcio-hijos_800x400

¿Por qué separarse y qué implicaciones puede tener?

Muchas veces las parejas optan por mantener una relación que ya no resulta satisfactoria y es incluso destructiva por no generar sufrimiento a sus hijos, pero lo cierto es que una situación de discusiones y faltas de respeto cotidianas y una relación en la que se ha perdido la comunicación y el cariño hacia el otro, puede ser aún más dolorosa y estará generando un modelo de vida en pareja completamente inadecuado y peligroso para los menores. No olvidemos que los niños aprenden de lo que ven y los padres son uno de sus principales modelos de conducta.

A través de lo que observan en casa, los niños pueden aprender a normalizar que la convivencia en pareja consiste en una situación permanentemente tensa, donde las faltas de respeto, los ataques y los enfados conforman la dinámica habitual, en lugar de ser algo armónico donde las muestras de cariño, la buena comunicación y el respeto son la tónica del día a día.

divorcio-con-hijos

Ciertamente un divorcio o una separación puede resultar difícil tanto para la pareja como para los niños, pero en ocasiones, resulta la mejor opción. En el caso de los menores supone un cambio en las rutinas y estilo de vida del niño, que requiere un proceso de adaptación. La forma en la que el menor se vea afectado por este proceso y la facilidad con la que se adapte a la nueva situación dependerá en gran medida de cómo lo manejen los padres. Otros factores como la edad y madurez del niño, así como su red de soporte familiar y social, pueden influir en este proceso de aceptación y adaptación.

Cómo hablar de la separación con los hijos

  • La conversación debe ser abordada por los padres, evitando que se enteren por terceras personas, y preferentemente ambos deben estar presentes: Esto dará una imagen de conciliación entre las partes y dará tranquilidad y seguridad a los niños, al observar que abordáis el asunto con madurez y tranquilidad.
  • Comentad la situación con claridad, adaptando la información a su edad y nivel de comprensión: Será importante controlar la emotividad (que no observe que os venís abajo, pues les daréis a entender que se trata de algo grave y doloroso), transmitidlo de forma tranquila, aclarad que papá y mamá ya no vivirán juntos como pareja, pero insistid en que a ellos se les sigue queriendo igual…

divorcio-comunicar

  • Transmitid que es una decisión compartida: Da sensación de unidad y resta dramatismo a la decisión. Aunque una de las partes no esté de acuerdo será menos doloroso para el menor transmitírselo de esta manera. No señalar culpables ni inocentes. No se debe hacer partícipes a los niños de los problemas que hayan existido o existan entre la pareja. Tratad de mantenerles al margen de ellos y esforzaros por manejar las cosas de manera adulta y responsable.
  • Evitad culpabilizarles: Asegurad a vuestros hijos que ellos no tienen ninguna responsabilidad en el divorcio. La responsabilidad es de ambos padres por igual.

divorcio-niños

  • Hablad de una situación definitiva. Explicad claramente que el divorcio es definitivo, que no existe la posibilidad de volver atrás. Esto ayudará a ajustar sus expectativas y no se creen falsas esperanzas que luego resultarán dolorosas.
  • Invitadles a que hagan preguntas y expresen cómo se sienten: Hablad del tema todas las veces que sea necesario en función de las demandas y dudas del menor y siempre desde una postura tranquilizadora y normalizadora, ajustando la información a su edad. Sin embargo, habrá que evitar sacar recurrentemente el asunto y darle demasiada trascendencia, pues se podría generar el efecto contrario al pretendido.
  • Dejad claro vuestro amor y cariño hacia ellos: Asegurad repetidamente a vuestros hijos que ambos continuáis queriéndoles igual y que trataréis de que las cosas cambien lo menos posible para ellos.
  • Explicadles en qué consiste la separación y cuáles serán sus consecuencias: La incertidumbre suele generar mucha ansiedad. Los niños viven más tranquilos y seguros en un mundo estructurado y controlable, donde existen unas rutinas y normas predecibles. Por ello, el conocer qué implicaciones tendrá la separación para su día a día, dónde vivirán etc. puede facilitarles la adaptación. Será también importante tratar de transmitirles los aspectos de la separación de forma que les pueda resultar positiva y ventajosa.

¿Cómo facilitarles el proceso de adaptación a la separación?

  • Fijad cuanto antes la custodia, régimen de visitas, y demás asuntos relacionados con el menor: Esto facilitará la adaptación al generar una nueva estructura y rutina lo antes posible, evitando desconcertar a los menores.
  • Respetad la rutina de vuestros hijos. Realizad los menores cambios posibles en la rutina habitual de los hijos: domicilio, entorno, relaciones con los amigos, colegio, horarios, etc.
  • Tratad de mantener una imagen positiva sobre el otro progenitor: Será importante transmitir y fomentar opiniones positivas que tu hijo hacia ambos padres. No intentes ganarte su cariño y sus preferencias desacreditando al otro. Ante todo, debe ser tu amor incondicional por él y el objetivo de hacerle este proceso lo más fácil posible lo que determine tus actos.
  • Facilitad la relación de vuestro hijo con el otro progenitor: Intentad ser flexible con los horarios de visitas y ante las necesidades que vayan surgiendo. Para ello será imprescindible una buena comunicación entre las partes y un deseo de cooperar.
  • No utilizar instrumentalmente a los hijos: Prohíbete involucrarlos en los conflictos de pareja. No busques competir con tu expareja por el cariño de vuestros hijos y no los utilices como herramienta de chantaje emocional hacia el otro progenitor. Evita actuar movido por el rencor y el resentimiento.

divorcio

  • Tratad de mantener una buena comunicación con tu expareja y compartir responsabilidades sobre el cuidado de los hijos. Comparte con el otro progenitor todo lo relacionado con la educación y la salud de vuestro hijo. Lo ideal es que tanto el progenitor custodio como el no custodio, estén al tanto de lo que les pasa a sus hijos, cuáles son sus necesidades y asuman sus responsabilidades ante la paternidad. Se ha dejado de ser pareja, pero no se ha dejado de ser padres.
  • Dadles cariño y tened presencia en sus vidas: Sobre todo si no vives habitualmente con ellos.
  • Proponte ser un buen ejemplo para tus hijos: Los niños aprenderán de vuestro comportamiento. Esforzaros por manejar bien las cosas, por no perderos el respeto… Gánate su respeto y su cariño a través del tiempo de calidad con ellos y no a través de cosas materiales.
  • Permíteles su tiempo para comprender lo ocurrido y adaptarse a la nueva situación: No todos los niños se adaptan a la separación con la misma facilidad. Existen muchos factores que pueden influir en ello. Como adulto y padre trata de ponérselo fácil y observa si aparecen comportamientos extraños que se mantienen en el tiempo (Ej. El niño está más triste y apático, aparecen problemas de conducta, aparecen llamadas de atención que antes no se daban…). Si haya algo que te alerta, no dudes en consultar con un profesional. Analizará el caso y te dará pautas para ayudar a tu hijo.

 

divorcio-hijos

 

Publicado en Infancia y Adolescencia, Pareja, Psicología | Etiquetado , , , , , , , , , , | Deja un comentario

La “Maquinaria” del amor….

En este post buceamos en la fisiología, neuroquímica y psicología del enamoramiento. Sigue leyendo para saber más sobre qué es el amor y la pasión y qué hacer para que no se apague la “chispa”. Te lo cuento también en este vídeo de mi Canal de Vivlium: Psicología para el Día a Día: (Vídeo: La maquinaria del enamoramiento)

amor-engranaje

Todos hemos sentido alguna vez esa “chispa”, ese cosquilleo en el estómago cuando alguien nos atrae o cuando se está comenzando la relación con alguien… pero como todos sabemos esas sensaciones tan pasionales que se experimentan en los comienzos de la pareja no suelen durar eternamente… o al menos, al mismo nivel de intensidad. ¿A qué se debe todo esto?

Love

Buceando en el enamoramiento:

Amor-química Al margen de los factores psicológicos y culturales, que juegan su papel a la hora de elegir pareja, la fase de enamoramiento tiene un gran correlato biológico. En los inicios de la relación, cuando sentimos atracción por alguien, nuestro cerebro está segregando gran cantidad de neurotransmisores y hormonas que explican esa intensidad emocional. Se ha demostrado que durante esta fase se segregan neurotransmisores como la dopamina, que activa los circuitos cerebrales relacionados con el placer, la motivación, el impulso, los deseos… Circuitos que curiosamente también se activan en las conductas adictivas…

La atracción, el deseo y la pasión que se suele experimentar en las primeras etapas son un mecanismo muy primario, heredado de la selección natural y muy relacionado con el instinto de supervivencia. Se activa la motivación para conseguir algo que garantizará la perpetuidad de nuestros genes, y por ello se dan una serie de cambios en nosotros que despiertan el deseo sexual. Pero también deseamos tener junto a nosotros algo que nos gusta y nos atrae, un estímulo que nos proporciona placer y del que queremos disfrutar (más allá de la procreación).

Estos cambios son generalizados a todos los humanos y se han constatado también en otras especies. Los investigadores explican que el enamoramiento humano derivó de un mecanismo de supervivencia primario, el de apareamiento. Por eso, esa pasión o “chispa” inicial se experimenta tan intensa e instintiva. Se trata de un sistema de “búsqueda de pareja”… aunque todo esto pueda sonar poco romántico.

Pero… en el amor ¿es sólo biología?

amor-quimica2¡¡Desde luego que no!! En el proceso de enamoramiento no todo es biología y sustrato neurológico (así como no lo es la tarea de mantener el amor “vivo”). El aprendizaje, lo psicológico, juega un papel fundamental en este proceso, pues son nuestras experiencias en el entorno, con las personas, las que ponen en marcha todo el sustrato cerebral. Está claro que no nos enamoramos de cualquiera, por lo que algo más tendrá que ocurrir para que se ponga en marcha todo ese mecanismo neuro-hormonal.

Para que todas esas sustancias y circuitos se activen es necesario primero tener contacto con un estímulo, en este caso una persona, que nos atrae y con la que empezamos a tener experiencias e interacciones satisfactorias, que nos hacen disfrutar y querer pasar más tiempo con ella. Esta persona se convierte en un estímulo apetitivo o “reforzante”, como decimos los psicólogos… y aquello que agrada, queremos mantenerlo cerca, queremos repetir de ello… Ahí ya están las hormonas haciendo de las suyas (Las hormonas plasman a nivel cerebral lo que está teniendo lugar en el exterior: Dos personas compartiendo tiempo y disfrutando de ello).

Pero… en el amor ¿es sólo un mecanismo de supervivencia?

Si bien, en su inicio, estos mecanismos tuvieron como fin la reproducción, la evolución ha ido complejizando el proceso. La especie humana ha ido desarrollando una cultura que ha ejercido su influencia en los procesos de búsqueda y establecimiento de la pareja, de manera que el cortejo ya no tiene como único fin el reproductivo. A lo largo de la historia de la especie humana se ha ido configurando toda una cultura en torno al amor y las relaciones y se han transmitiendo muchas ideas y concepciones que sin duda, influyen en cómo se establecen y gestionan las relaciones de pareja.

Activación-amorEl amor y las relaciones humanas son muy sofisticadas y no son reductibles al papel que juegan unas cuantas hormonas. Esa intensa pasión inicial suele tener fecha de caducidad. La “chispa” se va haciendo menos intensa a medida que la relación se va estabilizando y nos habituamos a la persona que tenemos al lado y al tipo de hábitos que hemos establecido con ella. Además cuando comienza la convivencia y se establece un compromiso más sólido aparecen factores que pueden tensar la relación  más allá de la biología (tensiones laborales, monotonía en los planes, responsabilidades como padres, el reparto de tareas cotidianas…). Del modo en que manejemos todos estos factores dependerá la calidad de la relación de pareja.

¿Y si se apaga la “chispa”…?

Aunque esa “chispa” no se perciba tan intensa no quiere decir que el amor y el cariño se acaben. Del mismo modo que esa chispa surge a partir de un conjunto de experiencias positivas con esa persona, es posible hacer cosas para que la vida con nuestra pareja siga siendo agradable y estando cargada de emociones y experiencias positivas. En el mantenimiento del amor influyen cosas como las experiencias compartidas, las muestras de afecto, las relaciones sexuales, la buena comunicación, la capacidad de entendimiento, la habilidad para resolver los problemas cotidianos… que podemos cuidar y trabajar.

pildoras-amorEl cuidado de la relación no podemos dejarlo en manos de las hormonas, confiando que hagan espontáneamente su papel. El amor es algo que hay que construir y alimentar. Es algo que depende de los dos miembros de la pareja y de lo que hacen día a día (lo que se evidencia en cambios de actividad cerebral). Como hemos visto antes, somos nosotros los que hacemos que sucedan cosas que activan “las hormonas y circuitos del amor”. Es imposible que las hormonas del placer y la satisfacción se segreguen si nosotros no hacemos algo que nos resulte placentero. Así que… ¡¡manos a la obra!! Se pueden hacer muchas cosas para mantener viva la chispa.

 

Hablamos de qué cosas podemos hacer para mantener en buen estado la relación de pareja en: Enamorarse a diario

 

ESCUELA DE PAREJAS

Si quieres aprender más sobre las relaciones de pareja y quieres conocer herramientas para mejora la convivencia en pareja, aumentar la satisfacción en tu relación y prevenir el deterioro, te puede interesar “ESCUELA DE PAREJAS”, un curso-taller que imparto en ITEMA.

ESCUELA DE PAREJAS

Infórmate y reserva plaza contactando con ITEMA

Consulta aquí el folleto: FOLLETO-ESCUELA DE PAREJAS

BANNER-PAREJAS-DEFINITIVO

Publicado en Pareja, Psicología | Etiquetado , , , , , , , , , , , | Deja un comentario