Enamorarse a diario

Todos, o al menos casi todos, conocemos lo que se siente al enamorarnos… Hemos experimentado al menos una vez, o varias, esas “mariposas en el estómago”, eso que llamamos “chispa”… Ahora bien, seguramente también hemos experimentado como esa intensidad inicial, muy ligada a la novedad y al descubrimiento mutuo termina perdiendo algo de intensidad… Esto no es nada malo, sino un proceso natural y bastante comprensible, pues se produce una habituación a nuestra pareja y a las vivencias con ésta. Lo conocido ya no nos resulta tan emocionante como lo novedoso. Imaginaros que todos los días al observar el maravilloso cuadro que elegimos para decorar el salón, reaccionáramos con la misma fascinación como la primera vez que lo vimos en aquella tienda. Inevitablemente, ya no nos impacta tanto, sin embargo, nos sigue gustando. Algo así es lo que pasa con la pareja. Pese al paso del tiempo, el amor perdura y aunque la pasión haya podido perder intensidad, sigue mereciendo la pena nuestra relación, porque ya es mucho más que la atracción y el deseo inicial. Y además podemos hacer cosas para mantener la relación sana y despierta “la llama” del amor y el deseo. De todo lo que está en nuestra mano pretende hablar este post.

Amor-arbol

Atracción, Pasión, Amor…

Hay que diferenciar entre la atracción y la pasión y lo que entendemos por “Amor”. La atracción se experimenta sobre todo al principio de la relación y está muy ligada a ese proceso de descubrimiento inicial en el que el deseo está mucho más presente, debido a esa novedad; Mientras tanto, el amor, “estar enamorado”, es un fenómeno mucho más amplio y complejo… Es producto de un proceso de conocimiento mutuo a través de una serie de experiencias compartidas, que explican que nuestra pareja ya no sea para nosotros alguien “neutro”, sino una persona que nos despierta sentimientos muy positivos, que quizá ya no sean tan pasionales como en los comienzos, pero seguramente sí más sólidos y estables, pues son producto de una adaptación mutua, un compromiso y una reciprocidad… de un saber ceder, un ponerse en el lugar del otro, un dar y recibir… ¡Es una tarea de valientes y de guerreros! Pues mantener el amor sano y “chispeante” no es tarea fácil, y no es para los que se rinden fácilmente a la primera en que algo se tuerce o para los que no están dispuestos a trabajarlo día tras día.

El amor se construye y se disfruta a diario. El amor, el cariño y la pasión son algo a trabajar… una llama que requiere ser alimentada, y que si se deja a su suerte, se apagará. Por eso, el devenir de una relación no depende tanto de la fuerza o la pasión de sus inicios, sino de las ganas con la que se ha ido construyendo y las ganas con las que se trate de mantener viva y sana.

Enamoramiento

La clave está en el día a día

Al inicio de la relación muchos detalles y muestras de cariño salen prácticamente de manera automática, pero con el tiempo, sin darnos mucha cuenta, las vamos dejando de hacer. No es cuestión de cambio en los sentimientos, sino más bien de dejadez. Pero precisamente de esas pequeñas cosas se alimenta el amor.

Relación pareja

Unas cuantas cosas a tener en cuenta.

Te propongo algunas pautas para que tu relación de pareja sea más satisfactoria y rica.

Continúa leyendo: Enamorarse a diario

Post Relacionados: La Maquinaria del Amor

 

Publicado en Pareja, Psicología | Etiquetado , , , , , , , , , , , | Deja un comentario

¿Por qué nos “enganchan” las series?

Internet y las nuevas plataformas de contenido audiovisual, televisión y cine, están cambiando los hábitos del consumo de series, posibilitando lo que podríamos denominar “atracones”: Un visionado de capítulo tras capítulo, que cuesta cortar cuando una serie logra engancharte e interesarte.

Series

Las series que nos gustan nos proporcionan gratificaciones intensas: nos permiten desconectar un tiempo al volver a casa del trabajo o de un día de estudio, pasar un buen rato a solas o compartido con la pareja, amigos o familia, disfrutar con los personajes y emocionarnos con las historias con las que a veces nos identificamos y que otras veces nos  resultan muy lejanas y fantasiosas (y quizá por eso nos gustan, porque nos ponen en una realidad “imposible”); a veces nos enseñan cosas de otras épocas, nos retiran de nuestra realidad cotidiana, nos muestran cosas que nos gustaría vivir o cosas que no querríamos vivir nunca…

Las emociones derivadas de las tramas de ficción son un potente “enganche”… los estados positivos que experimentamos, los estados de intriga por no saber qué va a ocurrir, la empatía que nos despiertan ciertos personajes, la posibilidad de fantasear con las historias, incluso el miedo y el terror (en su justa medida)… pueden resultar tremendamente gratificantes por la liberación de adrenalina y endorfinas que esta diversidad de emociones generan.

p11993086_b_h10_ab

Existen además un conjunto de factores que favorecen que las series desencadenen estos patrones de consumo “compulsivo”:

Seguir leyendo el post original: “Adicción” a las series

Publicado en Adicciones, Nuevas Tecnologías, Psicología | Etiquetado , , , , , , , , , | Deja un comentario

Manual de instrucciones para cumplir tus propósitos

Hemos vuelto a cambiar de año y… ¿dónde está la lista de buenos propósitos que cumplir? ¿Tienes ya tus objetivos claros? ¿Has dado ya algún paso en dirección a conseguirlos, o volverán a quedar en el olvido para ser rescatados el próximo año?

Posible

Si ya te has puesto a ello ¡enhorabuena! Si aún no has empezado, te propongo una serie de consejos para que te sea más fácil llevar tus propósitos a buen término. No son una panacea, pero con un poco de voluntad y ciertas estrategias que te faciliten las cosas, el camino siempre es más fácil.

1)     Fíjate objetivos concretos, realistas y a corto plazo:

  • Operativiza: Divide los objetivos grandes y globales en subobjetivos más concretos, específicos y asumibles (Ej. En lugar de proponerte hacer más ejercicio, fíjate unos días y tiempo a cumplir).
  • Sé realista: Fíjate metas que puedas llegar a alcanzar. De lo contrario, es fácil que tires la toalla.
  • Fíjate hitos a corto plazo: Dividir los grandes objetivos en metas a corto plazo los harán más abarcables y nos permitirá disfrutar de la satisfacción de irlos alcanzando. Nos ayudará a mantenernos motivados, de lo contrario, la lejanía y ambición de nuestro objetivo final favorecerá que desistamos en el intento.

2)    Trabajo en equipo2Planifica un avance progresivo:

  • Aumenta progresivamente los niveles de exigencia a medida que vayas alcanzando los hitos previos, de manera que te vayas acercando al objetivo final sin tanto esfuerzo.

3)    Actúa. Ponte en marcha:

  • No te limites a planificar y a quedarte en buenos propósitos. ¡Para lograrlos hay que actuar! No se trata de esperar a que se den las condiciones apropiadas, se trata de crearlas.
  • Tampoco esperes a que aparezcan las ganas, pues es probable que no aparezcan (si no, no serían “buenos propósitos”, ¡Ya estarían conseguidos!). Las ganas de hacer algo aparecen cuando se empiezan a hacer las cosas y no al revés, como suele pensarse. Si siempre estás esperando nunca harás nada. ¡Las cosas no se consiguen solas!

4)    ObjetivoPersiste. No te desanimes:

  • Aunque al principio te cueste o los resultados tarden en llegar, piensa que para conseguir las cosas la clave está en ser constantes.
  • Una vez que llegues a tu primer hito hacia el objetivo, continuar será más fácil. Pronto empezarás a ver los primeros resultados, pero hasta entonces, ¡No puedes desanimarte!

5)    Alégrate por los pequeños logros:

  • Detectar tus pequeños logros y felicitarte por ellos es la clave para persistir en el camino hacia tu objetivo.
  • Empieza a felicitarte por hacer los primeros esfuerzos y continúa felicitándote por cada paso logrado. Si esperamos a lograr nuestro objetivo final para alegrarnos, estamos destinado a la frustración y al abandono.
  • Tienes que alegrarte simplemente por intentarlo, por cada paso dado, pues cada paso es ya un logro.

Pero……..     ¿Cómo empezar? ¿Cómo vencer la pereza inicial?

Descubre 5 estrategias en el post original: Cumplir nuestros objetivos y buenos propósitos es posible

Post Relacionado: La “Fuerza de Voluntad” se aprende

¡¡Mucha suerte y no desistáis en el empeño!!

 

infografia-metasypropsitos

 

Publicado en Psicología, Salud y Hábitos Saludables | Etiquetado , , , , , , , , , , , , | Deja un comentario

Lo más visitado del 2016

Dejamos atrás el 2016 con un ranking de los 10 posts más visitados del año:

  1. Emociones, Estados de Ánimo e Inteligencia Emocional
  2. Los celos en la relación de pareja
  3. La Psicología… ¿Una Disciplina Científica?
  4. Los “secretos” de la Naranja Mecánica
  5. “No me apetece”: Relación entre nivel de actividad y bajo estado anímico
  6. El poder de las Palabras
  7. La Conducta
  8. El papel de nuestras emociones
  9. “Psicología Científica” frente a “Psicología Popular”
  10. La importancia de la lectura: Generar hábitos lectores y gusto por leer

Este año el blog también ha incorporado nuevo contenido. Este es el ranking de los 10 nuevos posts más visitados:

  1. ¿Por qué engancha Pokémon Go? 
  2. Enamorarse a diario
  3. ¿Se aprende a ser celoso? ¿Y a dejar de serlo?  
  4. Celos “normales” y celos “patológicos” 
  5. ¿Para qué una media naranja…si puedo tenerla completa?  
  6. “Si no lo hace, es que no me quiere”
  7. Enseñar a esforzarse desde pequeños: 10 claves
  8. Tolerar la Incertidumbre
  9. Afrontar la vuelta al cole… ¿Cómo pueden ayudar los padres?  
  10. Con la queja a otra parte…  

El cambio de año siempre es un buen momento para revisar propósitos….. o ¡para recordar el objetivo con el que surgió este blog!: Declaración de Intenciones

Blog-Miriam Rocha Díaz

En 2016 habéis visitado este blog 110.635 veces. A todos y cada uno de vosotros os doy las gracias. Espero volver a veros por aquí. Para el 2017 os esperan muchos contenidos que deseo que sean de vuestro interés.

 

Publicado en Psicología | Etiquetado , , , , , , , | Deja un comentario

Con la queja a otra parte…

La queja continua termina siendo muy dañina para el que las emite y muy desagradable y cansina para nuestro entorno. No siempre todo puede estar a nuestro gusto o sernos favorables, pero la queja, lejos de solucionar las cosas, incide en la parte negativa de la situación, la incrementa, la remueve, pone el problema en el centro de nuestra atención. La queja, en lugar de distanciarnos del problema, lo acrecienta y “le echa leña” desde una actitud de víctimas pasivas.

quejas

Cuando nos quejamos simplemente asumimos un papel pasivo hacia lo que pasa, optando por regodearnos. Esto no ayuda a solucionar el problema ni a sentirnos bien. Ante un problema existen dos alternativas: 1) Tratar de solucionarlo o de afrontarlo de una forma constructiva o 2) Quejarnos por su existencia sin intentar hacer nada al respecto, convirtiéndonos en unas víctimas del mismo. Ciertamente hay cosas que no tienen solución, pero ni siquiera en esos casos la queja es la mejor opción.

¿Por qué nos quejamos?

La queja cumple una función: Nos ayuda a poner en palabras nuestro malestar y es una vía de desahogo, que muchas veces consigue la atención de los otros y su empatía, ayuda o consuelo. Puntualmente puede sernos de ayuda para exteriorizar nuestro malestar pero cuando se convierte en constante nos recrea una y otra vez en el problema, además de llegar a resultar cansado y deprimente para los que las escuchan.

¿Qué efectos tiene la queja continua?

Cuando hablamos de un problema lo traemos al presente de forma recurrente, haciendo que también afloren recurrentemente las emociones negativas asociadas a él. Por ello, cuanto más presente lo tengamos en nuestras conversaciones más nos afectará. Así mismo, a nadie le agrada estar con gente que solo habla de lo negativo porque se termina contagiando ese halo pesimista. Los “quejicas” y agoreros tienden a generar cierto rechazo en su entorno.

queja

Eliminar la queja… ¿Cómo lograrlo?

1. Menos queja y más solución: Deja de darle tantas vueltas al problema y de quejarte tanto por lo que no te gusta. Piensa si hay algo que puedas hacer para mejorar la situación. Si puedes hacerlo, hazlo, y si no, el recrearte sólo te reportará malestar.

quejarse

2. Cárgate de lo positivo: Tanto si tienes un problema como si no, siempre es beneficioso dirigir la atención a los aspectos positivos de nuestra vida (que siempre podemos encontrar alguno). Si hay cosas que no podemos modificar, ¿De qué sirve recrearse en ellas?.

Positivo

3. Rodéate de gente que sume: Procura estar con gente que te haga sentir bien. Eso no quiere decir que nunca se pueda hablar de problemas o cosas negativas, pues forman parte de la vida, pero que no se conviertan en el único y constante tema de conversación.

quejas

4. Da espacio a las cosas que te hagan sentir bien: En tus conversaciones y en tu vida, busca tiempo para aquello que te provoque emociones positivas y te distraiga de los problemas.

infografalasquejas

Publicado en Estado de Ánimo, Estrés y Ansiedad, Psicología | Etiquetado , , , , , , , , | 3 comentarios

Emociones, Estados de Ánimo e Inteligencia Emocional

El modo en que nos sentimos no es azaroso, sino que responde a una serie de factores personales y del contexto que influyen y explican esa manera subjetiva de encontrarnos. Todo nuestro comportamiento, incluyendo la manera de sentirnos, reaccionar, actuar y pensar, es producto de nuestra interacción con el entorno, es decir no actuamos, sentimos o pensamos en el vacío, sino en respuesta a un ambiente en el que nos desenvolvemos, con el que participamos, y que por tanto, nos presenta situaciones y experiencias que no nos dejan indiferentes: interpretamos los hechos, nos emocionamos y actuamos ante ellos, y lo hacemos de un modo diferente según la persona.

inteligencia-emocional

Si quieres saber más sobre las emociones y la Inteligencia Emocional consulta el post original: Emociones, Estados de Ánimo e Inteligencia Emocional

Publicado en Estado de Ánimo, Estrés y Ansiedad, Psicología | Etiquetado , , , , , , , , , , | Deja un comentario