Las Fobias y su tratamiento a través de Realidad Virtual

Las nuevas tecnologías, entre las que se encuentran los Sistemas de Realidad Virtual, llevan años demostrando su eficacia como procedimientos de apoyo psicológico. Las Fobias son uno de los problemas para los que están demostrando mayor utilidad.

Una Fobia se define como un miedo intenso, excesivo e irracional ante una situación o estímulo, sin que las características de la situación o del estímulo justifiquen la intensidad del temor o supongan una amenaza o peligro real para la persona. En los casos en que dicho temor resulte problemático para la persona porque interfiera en su funcionamiento cotidiano o porque produzca un malestar muy intenso, la persona puede finalmente decidir buscar una solución a su problema y acudir al psicólogo.

Tener miedo a volar en avión y verse obligado a viajar por motivos de trabajo, temer desplazarse en transporte público y no tener más remedio que utilizarlo, temer los lugares cerrados y tener dificultades para ir al cine o para hacer la compra por ese motivo, son algunas de las situaciones que pueden llevar a la persona a tratar de solucionar un problema que, con el tiempo, se puede tornar cada vez más incapacitante, sobre todo si la persona hace ciertas cosas que en lugar de ayudarla a superar su temor, vuelven éste más intenso.

 Ya se ha comentado anteriormente en este blog que la única manera, y la más efectiva, de superar realmente una fobia, no es evitando la situación o estímulo temido, sino todo lo contrario: Afrontándolo, exponiéndonos a él. Pero no de cualquier manera, hay que hacerlo de un modo específico para que todo marche según lo previsto y el temor se vaya reduciendo progresivamente. Una exposición al objeto de temor realizada de un modo incorrecto, en lugar de reducir nuestro nivel de miedo, pude incrementarlo, a través de un proceso denominado “Incubación”. Este es un término psicológico que explica el incremento en el nivel de ansiedad que produce de manera automática la situación temida cuando se escapa de ella en el momento en el que nuestra ansiedad alcanza el punto máximo y creemos que no podemos aguantar más esa situación.

Un ejemplo de lo anterior podría ser el caso de una mujer que teme los espacios cerrados y las aglomeraciones de gente. Esta mujer lleva semanas evitando ir al mercado a hacer la compra, pero está harta de sucumbir a su miedo. Por eso, esta vez ha decidido armarse de valor y encaminarse al mercado. A medida que se acerca el nivel de ansiedad se va incrementando y una vez allí trata de aguantar lo más posible, pero siente que su corazón se va a salir del pecho, se ahoga, se marea, siente que se está volviendo loca y que va a perder el conocimiento en cualquier momento…Se dice a sí misma que tiene que salir de ahí YA. No aguanta más y finalmente sale corriendo hacia la puerta.

Lo que le acaba de ocurrir aquí es que al huir de la situación temida en el pico de la respuesta de ansiedad, la persona se ha tranquilizado mucho, pero la situación temida se ha vuelto a asociar con una experiencia intensamente negativa (un conjunto de respuestas corporales muy aversivas, sensación de estarse volviendo loca y de ir a perder el conocimiento, percepción de falta de control…). El resultado es un aumento del miedo a esa situación. Difícilmente querrá volver a intentar afrontarla después de esta experiencia de fracaso y la respuesta de huída ha vuelto a demostrar ser una estrategia útil para no sufrir. Su esfuerzo de afrontamiento no se ha visto recompensado, más bien al contrario (ha sido “castigado”) y ella lo ha pasado tremendamente mal. Pero la razón de ello es que no se ha preparado a la persona ni el acercamiento al estímulo temido de la manera adecuada.

Es por este motivo y por otros, por los que el tratamiento de una fobia debe ser llevado a cabo, a ser posible, bajo las pautas de un profesional, que podrá de diseñar las condiciones más propicias para que la exposición al objeto temido se haga de la mejor manera posible y con las mayores garantías de éxito.

En general, pese a la gran variedad de Fobias y la gran variedad de formas en las que se presenta el problema en cada persona, el procedimiento de abordaje suele ser similar: La exposición, generalmente gradual, al objeto temido, a través de una serie de pasos o aproximaciones que permiten ir reduciendo paulatinamente la ansiedad sin que ésta llegue a ser tan incontrolable e intensa que obligue al escape.

Este procedimiento ha demostrado ser altamente eficaz y suele acompañarse de otras técnicas psicológicas de apoyo para controlar la activación y para corregir los pensamientos distorsionados, no obstante, lo que realmente explica su eficacia son los principios de aprendizaje que subyacen a estas técnicas.

 ¿Por qué funciona la exposición gradual para el tratamiento de una fobia?

La exposición permite que la persona se encuentre en la situación temida o ante el estímulo temido durante el tiempo necesario para que la ansiedad se reduzca y la persona pueda comprobar que no ocurre aquello que tanto teme. A través de varios ensayos en los que la persona se va exponiendo y va reduciendo su ansiedad y comprobando la irracionalidad de su miedo, la situación o el estímulo temido, finalmente perderán ese valor negativo; dejarán de ser un objeto causante de temor y recuperarán un valor neutro.  Este proceso puede llevar más o menos tiempo, en función de la persona y de la intensidad de su miedo, pero si se cumplen las pautas del tratamiento, finalmente se obtienen resultados positivos.

¿Qué ocurre cuando es difícil exponer a la persona a la situación temida?

En algunos casos la naturaleza del estímulo temido hace difíciles las exposiciones por imposibilidad de acceso al mismo o por el alto coste que supondría; por ejemplo, la exposición a una situación de vuelo en el caso del miedo a volar, la exposición a intervenciones quirúrgicas, la exposición a determinados animales…

Habitualmente en estos casos se ha recurrido a técnicas de exposición en imaginación, pidiendo a la persona que se imaginase la situación temida de la forma más realista posible. Ésta modalidad también ha demostrado ser eficaz, pero no lo es igualmente en todos los casos, pues depende en gran medida de la capacidad imaginativa de la persona, de la no intromisión de estímulos distractores etc.

Para prevenir todo esto, se vienen desarrollando y aplicando con gran éxito procedimientos basados en la Realidad Virtual. Un ejemplo de estos sistemas es el software diseñado por la empresa vasca Virtualware, capaz de recrear 90 situaciones de estrés.

A través de la realidad virtual se simulan de manera bastante realista escenarios temidos (desde viajar en metro, recorrer un aeropuerto, pasear por supermercados, pasar por un túnel hasta subir en un ascensor o ir en avión). Estas herramientas dan la oportunidad a la persona de  interactuar con la situación temida (ej. Escuchar conversaciones, pedir la parada, subir o bajar del medio de transporte…), y su gran potencialidad es la versatilidad (permite generar las más diversas situaciones, a las cuales difícilmente se podría acceder de otro modo) y el grado de control que permiten (las exposiciones se hacen de manera segura y directamente a la situación temida).

Enlaces relacionados:

Virtualware (empresa especializada en software de realidad virtual): www.virtualware.es

En este blog:

Los miedos infantiles: Por qué aparecen y cómo afrontarlos

 

Anuncios

Acerca de Miriam Rocha Díaz

Psicóloga Colegiada: M-24220. Trabajo como psicóloga de Adultos, Adolescentes y Niños en ITEMA (Instituto Terapéutico de Madrid) y soy tutora del Máster en Terapia de Conducta del mismo centro. Para más información, consultar: Datos de Contacto: Teléfono ITEMA (Instituto Terapéutico de Madrid): 914357595 Email Profesional: rochadiaz.m@gmail.com Web ITEMA: http://www.itemadrid.net/ Más datos sobre mi: Licenciada en Psicología por la Universidad Autónoma de Madrid y Máster en Terapia de Conducta en ITEMA (Instituto Terapéutico de Madrid). He colaborado en diferentes líneas de investigación en los Departamentos de Psicología Biológica y de la Salud y Psicología Social de la UAM.
Esta entrada fue publicada en Nuevas Tecnologías, Psicología y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s