Confianza versus Control en la pareja

En ocasiones nos encontramos parejas en las que uno de los miembros, o ambos, someten a la otra parte a un control sobre sus “movimientos” a veces excesivo. Es normal querer estar entrado de la vida de tu pareja y lo que hace cuando no está contigo, pero querer saberlo y controlarlo todo puede ser nefasto para la salud de la relación. Tras esas conductas de control suelen subyacer miedos e inseguridades por parte del que las lleva a cabo, los cuales muchas veces son totalmente injustificados, aunque muy dañinos tanto para la persona que los sufre, como por el efecto que puede tener en la relación.

Imagen de Escher

Imagen de Escher

Siempre ha habido personas celosas y controladoras hacia su pareja, pero el desarrollo de las tecnologías, las redes sociales y las aplicaciones abren todo un mundo de posibilidades a las inseguridades de algunos y a las estrategias de control de quien busque o “necesite” ejercerlo con su pareja. Si bien todas estas tecnologías pueden ser tremendamente útiles bien utilizadas y en casos concretos (localizadores, whatsapp, redes sociales…), se convierten en un arma de doble filo en varios sentidos:

  1. Generan fuentes de inseguridad para la persona tendente a ello: Mensajes no respondidos pero leídos, horas de última conexión, fotos publicadas, amigos con los que estás en contacto en las redes, “Me gusta” en tus fotos o en las de otros… Todos estos pueden ser motivo para dudar y sufrir cuando la confianza en la pareja no es plena.
  2. Estos sistemas pueden ser un mecanismo para llevar a cabo el control (incluso con el desconocimiento del otro).

Algunas claves importantes:

  • Preservar cierta individualidad y espacio propio es sano para persona y la relación: Aunque se esté en pareja es sano que cada persona conserve su parcela, y procurar que el tiempo en pareja sea de calidad. Esto en lugar de deteriorar la relación o ser una amenaza para la misma, la afianza al convertirnos en personas más enriquecidas y con más que aportar al otro. Además nos proporciona más recursos de afrontamiento en caso de que las cosas con la pareja vayan mal, a diferencia de si nos “fusionamos” con el otro, dejando nuestra vida e intereses de lado.
  • La confianza en la persona que está a nuestro lado debe ser el pilar básico de la relación: ¿De verdad queremos estar con alguien que objetivamente nos dé motivos para dudar o desconfiar? Ahora bien, hay que diferenciar entre motivos reales o “imaginados”. El celoso percibe cualquier señal del otro como un dato objetivo para dudar. En estos casos estamos ante un problema perfectamente tratable y modificable con una intervención profesional adecuada. Los celos son un problema que hace sufrir enormemente al que los padece y a su pareja (que se convierte en víctima de ellos), pero ¿merece la pena vivir en la inseguridad permanente respecto al otro? ¿Se merece el otro ser controlado e incluso restringido en su libertad? (como sucede en muchos casos).
EugenioRecuenco

Foto de Eugenio Recuenco

  • El gen de los celos NO existe ni tampoco se trata de una enfermedad: No se nace siendo celoso, sino que se aprende a serlo en función de las experiencias amorosas propias y ajenas, las ideas asumidas, lo que nos transmite la cultura… Aprender a confiar en el otro es una tarea que el celoso puede asumir (siempre que sea consciente de su problema y quiera comprometerse con el cambio), dándose así cuenta de que sus miedos son solo producto de su imaginación y prejuicios.
  • Comunicar y poner en común con la pareja: Compartir, comentar, expresar a nuestra pareja (tanto lo bueno como lo malo) es otra de las claves para fortalecer la relación. Esto es compatible con disponer de nuestro espacio de privacidad, sin que esto implique que queremos o confiamos menos en nuestra pareja.
  • Aprender a “Quererse mejor”: Expresiones como “Me preocupo porque te quiero”, “Te controlo porque me preocupo por ti” nada tienen que ver con el cariño y el amor, sino más bien están denotando un problema más profundo. Querer es ante todo confiar en el otro (¿Por qué si no le hemos elegido como pareja?) y respetarle, sabiendo que nosotros merecemos esa misma confianza y respeto.
*Monólogo extraído de “Otelo” (William Shakespeare):

¡Qué! ¿Qué es eso? ¿Piensas que he de pasar mi vida en locos celos, mudando de sospechas con las fases inestables de la luna? ¡Ah, no! Todo uno en mí será el dudar y el resolverme. Llámame bruto el día en que me vieres parar la mente y ocupar el alma, cual tú, en fantasmas vanas y sospechas. Jamás me causa celos el decirme que es bella mi mujer, que se regala, que gusta de tertulias y de bromas, que canta con primor, que baila y tañe. Donde hay virtud, mayor será con eso. Tampoco engendra en mí recelo o duda de su firmeza mi valía escasa. Ojos tenía y me eligió. No, Yago; sin ver no he de dudar; y estando en duda, he de adquirir la prueba; y adquirida, no hay más remedio que acabar cuanto antes, o con el loco amor, o con los celos.

Anuncios

Acerca de Miriam Rocha Díaz

Psicóloga Colegiada: M-24220. Trabajo como psicóloga de Adultos, Adolescentes y Niños en ITEMA (Instituto Terapéutico de Madrid) y soy tutora del Máster en Terapia de Conducta del mismo centro. Para más información, consultar: Datos de Contacto: Teléfono ITEMA (Instituto Terapéutico de Madrid): 914357595 Email Profesional: rochadiaz.m@gmail.com Web ITEMA: http://www.itemadrid.net/ Más datos sobre mi: Licenciada en Psicología por la Universidad Autónoma de Madrid y Máster en Terapia de Conducta en ITEMA (Instituto Terapéutico de Madrid). He colaborado en diferentes líneas de investigación en los Departamentos de Psicología Biológica y de la Salud y Psicología Social de la UAM.
Esta entrada fue publicada en Pareja, Psicología y etiquetada , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a Confianza versus Control en la pareja

  1. Ingrid del Rosario Donis Cerón dijo:

    Una temática muy interesante que nos orienta sobre cómo manejar la relación con la pareja, evitando los celos pues no tienen nada bueno. La confianza es fundamental en la pareja, querer tener el control en todo momento de ella resulta asfixiante y desgastante. Además, el que quiere faltar a su pareja y no la ama, en cualquier momento aprovechará para serle infiel. Importante es considerar el no ver micos aparejados donde no existen. Muchas gracias por el mensaje enviado por la Dra. Miriam Rocha Díaz.

  2. Pingback: Los celos: el enemigo en la relación de pareja | Miriam Rocha Díaz

  3. Pingback: Celos “normales” y celos “patológicos” | Miriam Rocha Díaz

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s