Amor no correspondido y enganche amoroso

Recientemente he tenido la oportunidad de colaborar con Fray Martínez, un colega de profesión, en una entrevista sobre el desamor, el amor no correspondido y cómo superarlo. (*Podéis acceder a ella aquí).

Con frecuencia observamos a personas, o incluso a ti mismo te ha podido ocurrir, que se mantienen “atados” a un amor no correspondido, constándoles mucho desengancharse pese al malestar que esta situación implica. ¿Cuál es la razón de esto? ¿Por qué persistir o engancharse tanto en algo que te hace sufrir?

Love

Razones que explican el enganche amoroso

Para entender mejor la forma en la que cada uno vive y afronta un amor no correspondido o una ruptura, depende en gran medida de cuál ha sido la trayectoria de relación con esa persona: Si se ha llegado a tener “algo” con esa persona, qué tipo de relación se ha tenido, las idas y venidas, el grado de implicación de cada miembro, la intensidad de las emociones hacia el otro…

La Idealizazión del otro y las expectativas de conquista:

Por un lado, si ha existido en algún momento cierta reciprocidad en los sentimientos, es más probable que la parte “rechazada” siga enganchada a lo que hubo en el pasado y le cueste “pasar página” de esa relación. Por otro lado, si el amor nunca ha sido correspondido, la persona puede seguir enganchada  a una imagen idealizada del otro, probablemente distorsionada, al no conocer realmente a la persona y cómo sería una relación con él.

Ésta idealización suele ser el resultado de imaginar lo que cada uno desearía o esperaría idealmente del otro, lo cual no suele cumplirse. Las expectativas de lograr conquistar al otro son otra de las razones que pueden mantener a una persona anclada en una relación no correspondida. En estos casos, lo que mantendría el enganche serían las consecuencias agradables que la persona anticipa (ej. Imaginarse en una relación con la persona amada, disfrutar de toda esa idealización que la persona genera en su imaginación).

pareja

Estas expectativas y anticipaciones son las que le motivan a persistir, pese al coste y dolor que esto pueda provocar. Pero ¡cuidado!… es cierto que en muchos casos se cumple ese dicho de “quien la sigue, la consigue”, pero también debemos asumir que eso no es cierto siempre. El otro también tiene derecho a decidir con quién quiere estar, y no siempre podemos ser nosotros. Entonces debemos, primero aprender a valorar hasta qué punto nos merece la pena seguir insistiendo en la conquista de alguien o manteniéndonos enganchados a una relación rota y en segundo lugar, aprender a cortar con eso cuando nos provoque malestar y nos impida continuar avanzando con nuestra vida.

Las muestras de interés intermitente:

Otro aspecto que dificulta el “desenganche” es cuando la persona que finalmente es rechazada ha vivido muestras de interés intermitente por parte del otro: En ocasiones la persona parecía mostrarse interesada, tenía muestras de cariño y parecía querer apostar por la relación, pero otras veces se mostraba distante o desinteresada por la relación. Bajo estas condiciones de intermitencia en la implicación y la atención se favorece el “enganche” al otro, ante la falta de claridad sobre sus intenciones (da información contradictoria) y la expectativa de que en cualquier momento éste vuela a demostrar interés.

El valor deseable de la persona querida:

Otra de las razones que hacen difícil superar un amor no correspondido se deriva del valor que adquiere para nosotros la persona querida. Los psicólogos sabemos que aquellos estímulos, personas u objetos que nos resultan deseables pero no están a nuestro alcance, aumentan su valor atractivo. El efecto de “privación” al que nos referimos está demostrado científicamente y explica en gran medida el hecho de que la persona deseada incremente su atractivo al no estar disponible. Pensemos en nuestra comida favorita. Si comiéramos de ella todos los días probablemente en poco tiempo nos encontraríamos saciados y perdería para nosotros ese valor gratificante. No ocurriría lo mismo si sólo pudiéramos comerla cuando vamos de visita a casa de los padres.

Este efecto es aún más potente en los casos en que ha habido una “intermitencia” en las muestras de interés. Si previamente ha habido una fase de distanciamiento por parte de la persona deseada, cuando reaparecen las muestras de interés y cariño, éstas aumentan su valor positivo. Por esta razón las “apariciones” delo otro pueden compensar con creces los momentos de “desaparición” y mantener a la persona a la espera del siguiente “acto de presencia”.

desamor

Recrearse en el desamor y poner trabas al olvido:

Por último, otra razón por las que puede costar superar un rechazo amoroso es porque la persona rechazada, en lugar de poner en marcha mecanismos para facilitar el olvido, sigue recreándose en los recuerdos de la otra persona y en el dolor que supone el rechazo, es decir, sigue haciendo cosas que mantienen presente a la persona querida y que dificultan pasar página, como pueden ser: Seguir teniendo contacto con la persona, seguir observando sus redes sociales, hacer por verle, pensar constantemente en la persona…

Cómo superar el miedo a no ser correspondidos en el amor

El miedo al rechazo amoroso puede derivar de alguna mala experiencia previa (Ej. Un desengaño amoroso que provocó mucho malestar,  observar lo mal que lo pasó un colega cercano tras un desamor…). Este miedo a sufrir puede favorecer que la persona ponga en marcha mecanismos para protegerse de ello: Ser desconfiado, no querer intimar, no involucrarse en relaciones serias, tratar de controlar la evolución de sus sentimientos, romper relaciones cuando la persona nota que está sintiendo demasiado….  En casos extremos, incluso puede llegar a evitar conocer gente o potenciales parejas…

Parejas-desamor

Este miedo puede aparecer también sin que exista una experiencia previa de desamor, simplemente por anticipar el malestar que provocaría el rechazo. No obstante, en ambos casos (tanto si existe experiencia como si no), el miedo a no ser correspondidos es totalmente irracional, ya que nunca sabremos si eso será así o no si no lo intentamos. Si permitimos que este miedo nos limite a la hora de involucrarnos en una relación, podemos estar privándonos de vivir experiencias y conocer a personas muy enriquecedoras.

cuidar-amor

Por otro lado, en la medida en que nuestros miedos nos frenen a la hora de conocer a alguien o de intimar con alguien, estarán interfiriendo en la reciprocidad que fundamenta las relaciones interpersonales: Si una de las partes no se implica y no “da” al otro, es posible que el otro tampoco esté motivado para implicarse o que la relación deje de compensarle al percibir un desequilibrio en el grado de entrega e interés. Esto hará que la relación no vaya a más y puede terminar confirmando la expectativa inicial del “miedoso” de que “no merece la pena apostar ni implicarte en el amor, porque al final terminan haciéndote daño o abandonándote”.

Es importante que el miedo a no ser correspondidos no nos limite. El desamor forma parte de la vida. Del mismo modo que a nosotros no nos gustan todas las personas, tampoco podemos pretender que nosotros gustemos a todas. Es por ello que debemos aprender a contemplar el desamor como algo natural, algo que puede pasar, aunque sea claramente doloroso. Lo importante es que aprendamos a sobreponernos a ello y pongamos en marcha acciones que nos ayuden a superarlo en lugar de dificultarnos el proceso.

*En este post puedes encontrar un conjunto de tips para superar un desengaño amoroso o una ruptura.

 

Puedes seguir a Fray Martínez en sus redes sociales:

Canal Youtube: https://www.youtube.com/fraymartinez

Twitter: https://twitter.com/fray20

Facebook https://www.facebook.com/fraymartinez20

Pagina Web  http://fraymartinez.com/

Instagram: https://www.instagram.com/fraymartinez20

 

 

 

Anuncios

Acerca de Miriam Rocha Díaz

Psicóloga Colegiada: M-24220. Trabajo como psicóloga de Adultos, Adolescentes y Niños en ITEMA (Instituto Terapéutico de Madrid) y soy tutora del Máster en Terapia de Conducta del mismo centro. Para más información, consultar: Datos de Contacto: Teléfono ITEMA (Instituto Terapéutico de Madrid): 914357595 Email Profesional: rochadiaz.m@gmail.com Web ITEMA: http://www.itemadrid.net/ Más datos sobre mi: Licenciada en Psicología por la Universidad Autónoma de Madrid y Máster en Terapia de Conducta en ITEMA (Instituto Terapéutico de Madrid). He colaborado en diferentes líneas de investigación en los Departamentos de Psicología Biológica y de la Salud y Psicología Social de la UAM.
Esta entrada fue publicada en Pareja, Psicología y etiquetada , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s