“Adicción” a las series

Internet y las nuevas plataformas de contenido audiovisual, televisión y cine, están cambiando los hábitos del consumo de series, posibilitando lo que podríamos denominar “atracones”: Un visionado de capítulo tras capítulo, que cuesta cortar cuando una serie logra engancharte e interesarte.

Series

Las series que nos gustan nos proporcionan gratificaciones intensas: nos permiten desconectar un tiempo al volver a casa del trabajo o de un día de estudio, pasar un buen rato a solas o compartido con la pareja, amigos o familia, disfrutar con los personajes y emocionarnos con las historias con las que a veces nos identificamos y que otras veces nos  resultan muy lejanas y fantasiosas (y quizá por eso nos gustan, porque nos ponen en una realidad “imposible”); a veces nos enseñan cosas de otras épocas, nos retiran de nuestra realidad cotidiana, nos muestran cosas que nos gustaría vivir o cosas que no querríamos vivir nunca…

Las emociones derivadas de las tramas de ficción son un potente “enganche”… los estados positivos que experimentamos, los estados de intriga por no saber qué va a ocurrir, la empatía que nos despiertan ciertos personajes, la posibilidad de fantasear con las historias, incluso el miedo y el terror (en su justa medida)… pueden resultar tremendamente gratificantes por la liberación de adrenalina y endorfinas que esta diversidad de emociones generan.

p11993086_b_h10_ab

Existen además un conjunto de factores que favorecen que las series desencadenen estos patrones de consumo “compulsivo”:

  • Las series nos cuentan una historia que continúaadicción tv
  • Cada capítulo termina abriendo un nuevo foco de intriga o interés; lo que funciona como un potente “gancho” para continuar con el siguiente capítulo. Existe una fuente de tensión que deseamos rebajar… una intriga que deseamos ver resuelta.
  • Internet y las nueva plataformas posibilitan el acceso casi inmediato a temporadas completas, es decir, un acceso inmediato a la fuente de satisfacción, sin tener que esperar a la emisión semanal periódica.

 

La espera semanal favorece que la tensión emocional y el deseo de clarificar el nuevo foco de intriga se “enfríe”, pese a que al principio nos deje en un elevado estado de activación e incertidumbre y con ganas de saber cómo va a continuar todo. No obstante, a medida que se va acercando el día de emisión, la motivación crece. Por el contrario, continuar con el siguiente capítulo una vez terminado el anterior, nos permite precisamente rebajar la incertidumbre que deja abierta el final del capítulo precedente, rebajar la tensión emocional y eliminar la frustración de la espera, pero podría tener alguna consecuencia negativa (como veremos más adelante).

ver tv

El encadenar capítulo tras capítulo nos permite, según todo lo anterior, varios “beneficios”: Por un lado reducir o eliminar estados negativos (terminar con la incertidumbre y la tensión que deja el capítulo previo, desconectar del estrés de un día duro, evitar el aburrimiento… y eliminar -al menos por un rato- un posible estado emocional negativo previo: un enfado, una preocupación..). Por otro lado, nos permite generar o mantener durante más tiempo estados emocionales agradables a través de las tramas y personajes que nos gustan, presenciar situaciones que nos permiten compartir emociones con los personajes, fantasear y desconectar…

Cuando tenemos al alcance de la mano la posibilidad de proporcionarnos a nosotros mismos las ventajas que acabamos de mencionar, de manera inmediata y en el momento que decidamos, se hace difícil controlar el acceso a ese “refuerzo” cuando ya no estamos necesariamente sujetos a esperar a la programación. Está comprobado que el refuerzo inmediato (término psicológico para aludir a aquello que reporta beneficios al momento) es un potente mantenedor de cualquier conducta, y el visionado de series no se escapa a estas leyes del aprendizaje que rigen el comportamiento humano. También está demostrado que entre un refuerzo inmediato (ej. ver capítulos seguidos) y un refuerzo demorado (ej. esperar para ver el siguiente capítulo), el refuerzo inmediato suele tener más poder sobre la conducta, por lo que es mucho más probable optar por continuar con el siguiente capítulo si una vez terminado el anterior, tenemos disponible el siguiente. Seguro que a más de uno le resulta familiar esa “lucha interna” que hay que hacer para conseguir vencer la tentación de continuar 😉

Juego de tronos

A la luz de las leyes del comportamiento humano, este patrón cada vez más común de visionado “compulsivo” de series, resulta bastante comprensible atendiendo a las reglas del refuerzo. Sin embargo, en base a esas mismas reglas, la exposición masiva a un reforzador (a algo que nos es gratificante, como pudiera serlo una serie), también genera un fenómeno llamado “saciación” (nos saturamos de ese estímulo y deja de tener valor, comenzando a cansar o a resultar indiferente). Cuando esto ocurre, el disfrute de la serie ya no es el mismo, comenzando a rebajarse las ganas, la necesidad y el deseo de continuar visionando la serie, reduciéndose por tanto la frecuencia de visionado (aunque , claro está, también pueden influir otros factores para que una serie pierda nuestro interés -fallos en el guión, desaparición de ciertos personajes de interés…-). Y es que en esto, como en casi todo en la vida, la clave está en el “término medio”.

mad-men-logo

Si queremos que algo siga siendo grato por mucho tiempo, la clave está en permitirnos disfrutarlo en su justa medida, de manera que sigamos, por ejemplo, reservando esos momentos placenteros para visionar nuestra serie favorita, en tal medida que sigamos conservando el deseo de que llegue ese momento especial del día, que nos dedicamos a nosotros o que compartimos con nuestros allegados, sin que un exceso de ello haga que terminemos perdiendo el interés.

Os deje el enlace a esta noticia de “El País” que habla sobre el tema:

“Bulímicos de las series”

Anuncios

Acerca de Miriam Rocha Díaz

Psicóloga Colegiada: M-24220. Trabajo como psicóloga de Adultos, Adolescentes y Niños en ITEMA (Instituto Terapéutico de Madrid) y soy tutora del Máster en Terapia de Conducta del mismo centro. Para más información, consultar: Datos de Contacto: Teléfono ITEMA (Instituto Terapéutico de Madrid): 914357595 Email Profesional: rochadiaz.m@gmail.com Web ITEMA: http://www.itemadrid.net/ Más datos sobre mi: Licenciada en Psicología por la Universidad Autónoma de Madrid y Máster en Terapia de Conducta en ITEMA (Instituto Terapéutico de Madrid). He colaborado en diferentes líneas de investigación en los Departamentos de Psicología Biológica y de la Salud y Psicología Social de la UAM.
Esta entrada fue publicada en Adicciones, Nuevas Tecnologías, Psicología y etiquetada , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a “Adicción” a las series

  1. Pingback: ¿Por qué nos “enganchan” las series? | Miriam Rocha Díaz

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s